Haced de la desgracia virtud; concienciando por el autismo en tiempos de cuarentena

Una de las situaciones que se han dado a raíz de la pandemia de COVID-19 -y la cuarentena consiguiente- es que debido a las conductas violentas a incívicas de algunos ciudadanos que a voz en grito insultaban indiscriminadamente a todo el mundo en un afán extraño e incomprensible de ser parte del eje del orden mundial o algo así, quién sabe qué le pasa por la cabeza a algunas personas.

Todo este efecto a priori negativo, donde se han generado acciones fruto del miedo y la vergüenza social, también ha generado un efecto informativo que ha sido, creo yo, beneficioso.

Los medios de comunicación han resaltado el hecho de que algunas personas requieren salir puntualmente al exterior por cuestiones puramente de salud mental, esto aplica no solo a personas con autismo. Es decir, es una información que se ha difundido de manera pública y masiva.

Obviamente la inmensa mayoría de familias con algún miembro afecto a esta excepción (no es un privilegio como afirman algunos, es una medida excepcional) están actuando de forma sensata, muchísimas familias ni siquiera están saliendo a pesar de que quizá sería bueno para sus hijos, están haciendo un uso sensato y cívico de esa medida excepcional, obvio que alguna familia ha abusado (y le ha costado unos 3.000 eurillos el pasarse de listos), pero son casos puntuales.

Es quizá el momento de viralizar las necesidades puntuales de algunas personas, que son realmente pocas, hoy veía una niña que tras 20 días de cuarentena rigurosa salió con su madre al parque que hay frente a su casa, esta niña estaba teniendo problemas graves de conducta, sueño, etc, y a pesar de todo, permaneció absolutamente encerrada, ahora bien, veamos un detalle.

Es muy importante el hecho de que al no haber nadie en las calles se evita el contacto con terceros, es uno de los motivos de la cuarentena, la cual pues bueno, sigue habiendo gente que debe ir a trabajar, y esto ha generado ciertas situaciones cuando menos, extrañas y totalmente inaceptables. Me explico.

En medio la la vorágine paranoica generada por la COVID-19, esta enfermedad vírica de alta capacidad de infección, hemos observado muchos aspectos sobre la realidad social, lados buenos y otros lados, algo más oscuros por decirlo de forma suave.

Se ha dado la circunstancia de que, a pesar de una comunicación extensa en redes sociales y medios de comunicación, sobre la excepción otorgada a un reducido y minúsculo grupo de población de poder salir de forma puntual y bajo una serie de normas a la calle, apareció lo que denominamos la Gestapo Balconera, grupos de personas afectadas por sabe Dios que alteración de tipo psiquiátrica, que ha expuesto una actitud violenta, incívica y cargada de un pánico paranoide, porque en nuestra sociedad también hay gente así, siempre ha existido y siempre existirá.

Algunas familias, presas del miedo y la vergüenza social, que veían como estos seres indignos las insultaban, se les ocurrió la feliz idea de identificar la condición de su progenie con lazos azules, camisetas azules, o cualquier cosa azul, pensando que bajo esa premisa, esos reducidos grupos de personajes violentos y muertos del miedo iban a cejar en su empeño de gritarles, ya me referí a ese particular AQUÍ, la cuestión es que, ingenuamente pensaban que marcando a sus hijos iban a salvarse ellos, nada más lejos de la realidad, y es que en una postura de infinita ceguera pensaban que eran los únicos a quienes estos seres violentos (obviamente gritan a lo lejos, como los trolls y haters de las redes sociales, luego a la cara, no tienen el valor de enfrentar a nadie, es obvio que son seres cobardes, ignorantes, incultos y carentes de toda calidad humana, así son las malas personas) se dedicaban a acosar, pero no, no es así, todos quienes estuvieran en la calle, indistintamente del motivo, eran sus objetivos. Vean si no el siguiente artículo de prensa:

Repudiable carta viral: la persecución a una médica en medio de la psicosis por la pandemia del coronavirus

Una joven profesional de un hospital de Vicente López recibió un mensaje amenazante, firmado por sus vecinos apenas un día después de haberse mudado a un nuevo departamento. La propietaria del inmueble describió a Infobae el calvario que tuvo que vivir su inquilina.

Hay cientos de ejemplos, como el médico que regresaba de su trabajo en un hospital y uno de estos descerebrados le lanzó un objeto contundente, el cual impactó en el doctor, quien obviamente avisó a la policía, y se dio la curiosa situación que ese doctor era a la vez el médico que prestaba atención a la madre del violento, la cual estaba ingresada en un hospital donde presta sus servicios el médico agredido, cosas del “instant karma”. Obviamente al violento se le fueron las ganas de seguir tirando nada, sobre todo porque creo que no le tocó una celda con balcón.

Y bien, si buscan un poco en redes sociales verán que estos casos no son algo aislado o solo afecto a las familias cuyos hijos tienen algún tipo de discapacidad que les permite entrar dentro de la excepción.

Por tanto, ¿en serio creen que por marcar a sus hijos van a conseguir algo? Bueno, si van a conseguir, lo primero, en el improbable caso de que los violentos se hayan enterado de la directriz, pues además les van a tener pena, sobre este particular de dar pena, pueden leer AQUÍ, y si no les tienen pena, ustedes están violando de forma inconsciente la privacidad de sus hijos, esa que ya tan acostumbrados estamos a violar cuando inundamos redes sociales con sus fotos, sus videos y su vida en general , eso sin olvidar los riesgos que eso implica, tal y como ya expliqué en su día AQUÍ, pero volvamos a la génesis de este texto, que en seguida me desvío del tema principal, que al final es ¿cómo hacer de la desgracia virtud? Vamos a ello.

La gran mayoría de las personas del colectivo del autismo, son activas en redes sociales, y además, tienen entre sus contactos gente que no pertenece al colectivo, pero a nadie se le ha ocurrido generar un modelo viral de difusión, es decir, aprovechar la situación para educar en el respeto social, que es lo que los de la Gestapo Balconera no tienen, respeto, ni por ellos mismos obviamente, y discúlpenme si soy tan mordaz, pero es que esa gente me produce una profunda y lastimosa pena. Bien, pues en vez de persistir en la queja sostenida, en el llanto fácil del victimismo, quizá el empezar a contar realidades sea una gran idea, hacer que los demás conozcan nuestras realidades yy cómo hemso conseguido sobrellevarlo.

Por ejemplo, el día 2 de abril es el día para autoconcienciarnos a notros mismos, me explico, mucho azul, muchos globos y mucho cartelito, pero lo vemos solo nosotros, ah, y el azul NO es el color del autismo, es el color de una campaña de publicidad generada por Autism Speaks, asociación de los EE.UU. que por cierto es repudiada de forma intensa por las personas con autismo, por si el dato les sirve de algo, es como ir de rojo por la Coca Cola, son ustedes objeto pasivo de una campaña de publicidad, de igual forma que en redes sociales, ustedes NO son clientes de Facebook, por poner un ejemplo, ustedes son el PRODUCTO.

Bien, realizadas las aclaraciones y obviando esa definición rancia, ñoña e insoportable de que los niños con autismo son angelitos enviados por Dios (les ruego JAMÁS se refieran a ellos como angelitos, los deshumanizan y cosifican) yo creo que es un buen momento para, etiquetar a personas que NO tienen familia con discapacidad, que NO conocen en profundidad las complejidades que el día a día de nuestra sociedad impone al colectivo, pues es el momento de explicarlo y de pedirles que lo difundan, uno a uno, en 48 horas podríamos llegar al 40% de la gente que usa redes sociales, ahora tienen tiempo, están todos medio desquiciados, así que quizá sea el momento de explicar otras realidades.

Pero no es cuestión de ir en plan a contar nuestras desgracias, las crisis de nuestros hijos, etc, etc, no demos pena, la idea es otra, por ejemplo, cosas como esta:

  • Todo el mundo está muy preocupado por qué va a pasar con el curso escolar, qué pasará al final de la cuarentena. Yo estoy preocupada/o desde el minuto cero, como mi hija/o tiene autismo los colegios me pusieron todos los problemas del mundo para admitirlo, mi hija/o nunca tuvo los recursos educativos que necesitaba, sufrió acoso escolar institucional por su especial condición, etcétera, así que sí, sé como se sienten ustedes en estos momentos, ya que así me he sentido yo desde el minuto cero, si necesitan que les ayude, estoy a su disposición, me tuve que hacer especialista en modelos educativos debido al desamparo que sufrió mi hija/o.

 

  • Ahora que estamos todos encerrados vemos la importancia que tenía el poder compartir en libertad con otras personas, les entiendo perfectamente, mi hija/o tiene autismo y eso le hace que sus relaciones sociales sean más complejas, le cuesta mucho poder desarrollarse socialmente y sufre por ello, que es algo parecido (salvando las distancias) a los que les pasa ahora a ustedes, mi hija/o quizá pueda ayudarles y explicarles como ha conseguido vivir en una sociedad que no le permitía integrarse, él/ella les podrá dar técnicas sobre como sobrevivir al aislamiento social.

 

  • Muchos de ustedes están muy preocupados por los aspectos económicos que este parón forzado conlleva, en mi caso el tener un/a hijo/a con autismo al carecer de apoyos públicos o ser estos ridículos llevo en crisis desde hace años, si quieren puedo ayudarles a desarrollar una economía de mínimos que es lo que ha tenido que hacer mi familia, estamos a su disposición.

 

  • Muchos de ustedes no saben bien como sobrellevar el confinamiento con sus hijos, mi hija/o tiene autismo, con lo cual he tenido que desarrollar mil y una técnicas para todo, me pongo a su disposición para explicarles técnicas útiles, sencillas y muy divertidas para sobrellevar la cuarentena.

 

  • Si están al borde la de locura por estar encerrados en casa con sus hijos, créanme, les entiendo perfectamente, mi hija/o tiene autismo y estar encerrada/o es todo un desafío, no lo entiende, nos cuesta mucho explicarle las cosas, hemos variado sus rutinas, y hemos tenido que preparar un material para que pueda sobrellevar la situación lo mejor posible, pongo todo el material usado con mi hija/o a su disposición.

 

  • ¿Estamos en cuarentena?¿En serio? No me había dado cuenta, es mi vida normal desde que el sistema dejó a mi hijo sin recursos, no tengo vida social, no tengo dinero, me acabo de dar cuenta que vivo aislada hace tiempo, y sin embargo, aquí estoy, echando valor y resolviendo, si quieren saber cómo superarlo, estoy a su disposición.

Bien, esta es la idea, pueden usar su creatividad y experiencia para dar a conocer su realidad y como la sobrellevan SIN el apoyo social. Pues yo les dejo la idea, y ya luego si quieren la usan, y si no, pues no, ustedes son libres de actuar como deseen, incluso saliendo a la calle cual pitufos, los demás no sé, pero un servidor seguirá sintiendo el mismo respeto por ustedes salgan a la calle como salgan.

7 comentarios en «Haced de la desgracia virtud; concienciando por el autismo en tiempos de cuarentena»

  1. Excelente artículo, lo de la curenteneta me lo pregunté desde la primera semana así tal cual. Lo de la educación que te puedo decir, lo que he aprendido con mi hijo mayor ahora en cuarentena lo aplicó con los otros 2. Lo de producir sin poder salir de casa porque te toca que te con tu hijo un libro podríamos escribir entre todos. Esto nos estrella contra cara nuestro empoderamiento como familias, tenemos muuucho que enseñar

    Responder
  2. Me ayudan mucho las notas y conocer otras experiencias, aquí en Chile aun muy lejos de lo logrado en Europa, en temas educacionales; cobertura de salud; inclusión etc.

    Responder
  3. me gusta mucho leer sus comentarios y experiencias yo tengo un hijo de 9 años con autismo y estoy interezada en informacion que actividades le puedo hacer en casa les dejo mi correo les estare agradecida <a href="mailto:ianmyhernandezh@hotmail.com">ianmyhernandezh@hotmail.com</a>

    Responder
  4. Me gusta mucho lo q he leido sobre todo lss ultimas lineas. Creo q muchas madres podriamos dar fe y pautas de lo que es vivir un confinamiento con niños autistas ya q llevamos viviendolo desde siempre; sobre todo espero q esto sirva para q la sociedad se sensibilice ante estos casos. Y q tengas mas ayudas y menos indiferencia ante ellos. Son personas niños y necesitan una sociedad mas preparada y una educacion inclusiva con profesionales y educadores mas preparados en sus necesidades.

    Responder
  5. Me encanta su comentario, siempre pienso que no es saludable el hacer de víctima, y percibo mucho de esos comentarios, como bien lo dice la gente reacciona así, no por la condición de su hijo/a, si no por el pánico generado por la situación que estamos viviendo, saquemos esos pensamientos de nosotros y actuemos libremente

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: