Día Mundial de Concienciación del Autismo 2020: El año de la cuarentena

El 27 de noviembre de 2007 la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución que declara el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, pero no se estableció como un día de celebración, sino como un día para reivindicar.

En el año 2011 publicábamos el mensaje del presidente de los EE.UU., a la sazón Barak Obama, y la Carta de Derechos de las personas con Autismo adoptada por el Parlamento Europeo el 9 de Mayo de 1996, 9 años han pasado, y en este 2020 publicamos, por décima vez mensajes, tanto personales como oficiales, se ha convertido en una rutina, no sé si efectiva o no, pero ahí seguimos.

Este 2020 trae sus particularidades, y vienen de la mano de un virus, coronavirus o COVID-19, que ha trastocado los planes de prácticamente todo el planeta. Ha generado una pandemia que está confinando, país por país, a la práctica totalidad de habitantes de la Tierra.

Esta cuarentena provocada por la COVID-19 ha puesto a la población en una situación novedosa y compleja, un auténtico desafío social, pero sobre todo personal, porque es un desafío social que se desarrolla en cuarentena, lo cual lo complica un poco más.

Este año 2020, la concienciación del autismo adquiere un tinte diferente, alejado de ideas previas, hemos visto cuan frágil es el colectivo, quizá demasiado, tanto quienes están en el espectro del autismo como sus familias, indistintamente de su edad o condición.

Este confinamiento forzoso ha elevado las exigencias familiares, en algunos casos superando sus capacidades, en otros, que también, mejorando mucho la situación, así de complejo y diverso es el autismo, idéntica situación, diferentes efectos.

Hemos visto como se realizaron peticiones para poder salir a la calle o al exterior bajo determinadas circunstancias, peticiones que fueron aceptadas por el Gobierno de España, y también hemos visto como esa posibilidad de salir de forma limitada ha traído otros efectos, lo que denominamos la Gestapo Balconera, formada por grupos de personas indignas, violentas y frustradas, sujetos dignos de compasión sin lugar a dudas.

Pero al final la incertidumbre y el miedo es ese eterno compañero de viaje, el que nos tiene pensando en cosas como: ¿Qué será de mi hijo cuando yo muera? ¿Quién cuidará de él? ¿Podrá tener un empleo? ¿Tendrá una vida independiente? ¿…? Pongan ustedes sus propias preguntas. Muchas preguntas casi todas dando por sentado la dependencia de sus hijos, algunos por supuesto van a necesitar apoyo en mayor o menor medida el resto de su vida, otro no, quizá en estos días aciagos de cuarentena sea el momento de empezar a cambiar nuestras cuestiones, por algunas del tipo ¿Qué estoy haciendo HOY para asegurar el futuro de mi hijo? ¿Qué estoy haciendo hoy para que tenga un empleo, o una profesión? ¿…? pongan aquí sus propias preguntas.

Antes de que nos demos cuenta, la cuarentena habrá llegado a su final, quizá sea buena idea que en estos días, complicados para muchos, podamos intentar cambiar nuestro propio discurso, cambiar nuestras propias expectativas, ver cuantas cosas somos capaces de cambiar hoy para no tener que preocuparnos eternamente, quizá, una de los múltiples aprendizajes que nos deja el influjo de la COVID-19 es el lastimoso recuerdo de la irremediable brevedad de nuestra existencia, y sobre todo, que nuestro universo entero puede cambiar en apenas un instante, un momento ideal para empezar a ver las cosas desde otro punto de vista.

Cuídense mucho, sigan las recomendaciones de las autoridades sanitarias, no hagan caso de lo que les manden por redes sociales, el 90% suelen ser puras tonterías o falsas noticias que no ayudan para nada. Intenten, en la medida de sus posibilidades, hacer de la desgracia virtud, a lo mejor es un momento ideal para descubrir cosas nuevas, no fuera, sino dentro.

5 comentarios en “Día Mundial de Concienciación del Autismo 2020: El año de la cuarentena”

  1. Gracias por su artículo. Soy madre de un hijo adulto con asperger, desde que lo diagnosticaron leo todas las entradas. Desafortunadamente en Colombia casi no se toca el tema y no hay instituciones o entidades que los ayuden y ayuden a las familias. Si tienen información por favor me cuentan

    Responder
  2. Muchas gracias por su artículo, hemos llegado a este 2 de abril, que habiamos sonado nos encontraría en la calle en la lucha por sensibilizar a decisores y comunidades a tener una mirada hacia los derechos de las personas con tea y sus familias, en medio de condiciones suigeneris, hoy la humanidad entera comparte lo que sanitariamente se llama “distanciamiento social”, sin embargo es esa la situación en la que viven cotidianamente muchos padres de familia a causa de sus hijos o hijas con autismo, es triste lo que vivimos a causa de la COVID-19, esperemos sin embargo que esta experiencia dolorosa nos haga mirar al resto del mundo con mayor detalle cuando esto acabe, y permita a muchos fijarse en las minorias excluidas, cuidese mucho y de nuevo le agradezco. Soy abuela de un adolescente con TEA.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: