Cómo la mucosa intestinal impacta en los trastornos cerebrales

Nuevo vínculo intestino-cerebro: Cómo la mucosa intestinal podría ayudar a tratar los trastornos cerebrales

El desequilibrio bacteriano intestinal está relacionado con muchos trastornos neurológicos. Ahora los investigadores han identificado un hilo común: cambios en la mucosa intestinal.

Es una nueva conexión intestino-cerebro que abre nuevos caminos para los científicos que buscan formas de tratar los trastornos cerebrales al apuntar a nuestro ‘segundo cerebro’: el intestino.

La mucosidad intestinal es la primera línea de defensa contra las bacterias malas en nuestro intestino. Pero ¿podría ser también parte de nuestra defensa contra las enfermedades del cerebro?

El desequilibrio bacteriano en el intestino está relacionado con la enfermedad de Alzheimer, el autismo y otros trastornos cerebrales, aunque las causas exactas no están claras. Ahora, una nueva revisión de investigación de 113 estudios neurológicos, intestinales y de microbiología, dirigidos por la Universidad RMIT de Australia, sugiere un hilo común: los cambios en la mucosidad intestinal ​1​.

La autora principal y profesora asociada Elisa Hill-Yardin dijo que estos cambios podrían estar contribuyendo al desequilibrio bacteriano y exacerbar los síntomas centrales de las enfermedades neurológicas.

¿Qué dicen los científicos?

La mucosa es una capa protectora crítica que ayuda a equilibrar las bacterias buenas y malas en el intestino, pero necesita la cantidad justa, ni muy poco ni demasiado“, dijo Hill-Yardin.

Los investigadores han demostrado previamente que los cambios en la mucosa intestinal afectan el equilibrio de bacterias en el intestino, pero hasta ahora, nadie ha hecho la conexión la mucosa intestinal y el cerebro“.

Nuestra revisión revela que las personas con autismo, enfermedad de Parkinson, Alzheimer y esclerosis múltiple tienen diferentes tipos de bacterias en la mucosa intestinal en comparación con las personas sanas, y diferentes cantidades de bacterias buenas y malas“.

Es una nueva conexión intestino-cerebro que abre nuevas vías para que los científicos exploren, a medida que buscamos formas de tratar mejor los trastornos del cerebro al apuntar a nuestro ‘segundo cerebro’: el intestino“.

La mucosa intestinal es diferente dependiendo de dónde se encuentre en el tracto gastrointestinal: en el intestino delgado es más porosa, por lo que los nutrientes de los alimentos se pueden absorber fácilmente, mientras que en el colon, la mucosa es espesa y debe ser impenetrable para las bacterias.

La mucosa está llena de péptidos que matan las bacterias, especialmente en el intestino delgado, pero también puede actuar como una fuente de energía, alimentando a algunas de las bacterias que viven dentro de él.

Neuronas intestinales y trastornos cerebrales

Los científicos están aprendiendo que los trastornos cerebrales pueden afectar las neuronas intestinales. Por ejemplo, los investigadores de RMIT han demostrado que las neuronas, tanto en el cerebro como en el sistema nervioso intestinal, se ven afectadas en el autismo.

La nueva revisión sugiere que la protección reducida de la mucosa intestinal puede hacer que los pacientes con enfermedades neurológicas sean más susceptibles a los problemas gastrointestinales.

Hill-Yardin dijo que la disfunción intestinal severa podría exacerbar los síntomas de los trastornos cerebrales, afectando significativamente la calidad de vida de los pacientes y sus familias.

Si podemos entender el papel que juega la mucosa intestinal en la enfermedad cerebral, podemos tratar de desarrollar tratamientos que aprovechen esta parte precisa del eje intestino-cerebro“, dijo.

Nuestro trabajo muestra que la ingeniería microbiana y el ajuste de la mucosidad intestinal para estimular las bacterias buenas tienen potencial como opciones terapéuticas para los trastornos neurológicos“.

La mucosa intestinal, una barrera natural

La mucosa intestinal es la primera línea de defensa contra la infiltración de microorganismos, enzimas digestivas y ácidos, partículas de alimentos digeridos, subproductos microbianos y toxinas asociadas a los alimentos. Esta capa recubre la superficie interior del tracto gastrointestinal, lubrica los contenidos luminales y actúa como una barrera física contra las bacterias y otras sustancias antigénicas .

La mucosa intestinal húmeda y rica en nutrientes adyacente a la barrera epitelial del tracto gastrointestinal también es esencial en el mantenimiento de la homeostasis intestinal y contiene una biopelícula próspera que incluye poblaciones microbianas beneficiosas y patógenas.

La evidencia emergente demuestra cambios en el eje intestino-cerebro en la enfermedad neurológica que involucra el sistema nervioso entérico ubicado dentro de la pared del tracto gastrointestinal. Curiosamente, la producción de mucosa está regulada por vías moleculares involucradas en procesos de desarrollo y actividad del sistema nervioso.

Los trastornos neurológicos múltiples se presentan con disfunción gastrointestinal y disbiosis microbiana, pero se desconoce si las alteraciones en la estructura y la función de la mucosa intestinal están impulsando estos cambios. Por lo tanto, proponemos que pueden producirse alteraciones en la función del sistema nervioso entérico y la producción de mucosa en la enfermedad neurológica y contribuir a los síntomas gastrointestinales y la disbiosis.

mucosa intestinal autismo
La estructura de la capa de la mucosa varía con las ubicaciones regionales dentro del tracto gastrointestinal. (A) El intestino delgado contiene una sola capa de mucosa, que se une libremente al epitelio y es fácilmente penetrable. Las bacterias dentro del intestino delgado son repelidas principalmente del epitelio por moduladores antibacterianos. (B) El colon distal contiene dos capas de mucosa; una capa mucosa interna adherente estratificada y una capa mucosa externa adhesiva suelta. La capa interna de mucosa del colon es esencialmente estéril y la capa externa de mucosa alberga la microbiota intestinal.

Trastornos neurológicos y disfunción en la mucosa intestinal

Los pacientes con trastornos neurológicos con frecuencia se presentan con enfermedades intestinales coexistentes, pero es incierto si esto se debe a cambios en el sistema nervioso per se o a efectos posteriores adicionales como disbiosis, desrregulación inmune y / o producción de mucosa alterada. Los trastornos intestinales a menudo se asocian con, los síntomas de diagnóstico del autismo, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis múltiple.

La disfunción gastrointestinal severa puede ser debilitante, exacerbar los síntomas centrales de la enfermedad neurológica y disminuir la calidad de vida. Por lo tanto, aclarar el papel del sistema nervioso en la producción y mantenimiento de mucosa podría mejorar la comprensión de la fisiopatología de la enfermedad neurológica. 

Además, la modulación de las propiedades de la mucosa para optimizar los probióticos y la ingeniería microbiana podría proporcionar opciones terapéuticas “psicobióticas” adicionales para estos trastornos.

Una función principal de la capa de mucosa intestinal es formar una barrera entre el epitelio intestinal y el contenido luminal para proteger el intestino de la invasión patógena.

La importancia de un balance de microbios en la microbiota

Vimos en el artículo “La exposición a ‘microbios buenos’ en el embarazo reduce el riesgo de autismo” como los científicos están trabajando en un tipo de tratamiento basado en la Mycobacterium vaccae destinado a prevenir alteraciones que se dan durante el embarazo.

microbios y autismo

Este trabajo, que aunque está en una primera fase, vuelve a incidir nuevamente en como una correcta salud de la simbiosis de nuestro cuerpo con esta larga serie de microbios es altamente importante, no solo en lo referido a procesos del aparato digestivo, sino también a otros efectos mucho más importantes de lo que se pensaba inicialmente.

Aunque obviamente hay que ser prudentes con este tipo de informaciones, ya que están en fases iniciales, abren una puerta inmensa a poder abordar muchos factores asociados a la salud desde un modelo de intervención basado en principios biológicos, dejando un poco de lado el modelo tradicional farmacológico.

Autismo y las alteraciones en la microbiota intestinal

El trastorno del espectro autista es un trastorno del desarrollo neurológico caracterizado por interacciones sociales deterioradas y conductas restrictivas y repetitivas. 

La disfunción gastrointestinal es una comorbilidad importante para pacientes con autismo e incluye síntomas como dolor abdominal, diarrea, estreñimiento y distensión abdominal.

Para saber más sobre autismo y microbiota

BIBLIOGRAFÍA:

  1. 1.
    Herath M, Hosie S, Bornstein JC, Franks AE, Hill-Yardin EL. The Role of the Gastrointestinal Mucus System in Intestinal Homeostasis: Implications for Neurological Disorders. Front Cell Infect Microbiol. Published online May 28, 2020. doi:10.3389/fcimb.2020.00248

Otros temas de interés

6 comentarios en «Cómo la mucosa intestinal impacta en los trastornos cerebrales»

  1. Vaya zasca te metieron con la respuesta Ruth, jajajajaja.
    Anda que no hay enlaces y artículos sobre el tema en este mismo artículo, por cierto, me ha encantado, me he pasado la tarde noche entera leyendo el material. Muy buenos, muy bien documentados, en lenguaje claro, y fáciles de leer.
    Pues si veo que la evidencia es importante, y no para de crecer, y efectivamente, con menos evidencia se polimedicó a cientos de miles de niños con antipsicóticos y otros fármacos similares.
    Todo lo que he leído lo veo bastante a menudo en mi consulta, ya la gastro del hospital habla de esto de forma constante y ya hace tiempo que estamos aplicando medidas para intervenir en este campo.
    Felicidades por estos artículos y por la web, ha ido directa a favoritos. No sé porqué no la conocía.
    Lucía
    Pediatra

    Responder
  2. Resulta insuficiente el estudio para relacionar TEA con alteracion de la microbiota intestinal, mas aun cuando hay, anteriores, estudios que contradicen esta relacion. Si bien es cierto que hay opiniones encontradas unas en contra y otras a favor, es mi opinion que, en la medida que clinicamente los problemas intestinales y manitud de sintomas en TEA no se afiancen en un estudio poblacional mayor, persiste siendo una investigacion con resultados que son referenciales mas no concluyentes. Me encantara cuando se compruebe del todo pues sera una nuieva ventana al tratamiento

    Responder
    • Con mucha menos relación decidieron dar risperidona a centenares de miles de personas. Realmente el cuerpo de evidencia no solo no para de crecer, sino que existe ya evidencia fuerte en muchos aspectos, y no solo relacionado a autismo, a muchas otras cosas más. Sucedió igual con el tema sensorial, siempre había gente que decía que no había suficiente relación, y en menos de 10 años que vuelta ha dado ¿verdad?
      Aquí el problema es el de los tarados de las dietas mágicas, que han hecho mucho daño, pero esa relación existe, está siendo probada y reprobada en cada uno de los campos de acción, puedes ver lo efectos en el tratamiento de obesidad y depresión, por ejemplo. Estudios longitudinales de 2 a 4 años, que aunque quizá la muestra no sea tan extensa como quisiéramos, pero indistintamente de dónde se haga se obtienen los mismos resultados.

      Responder
  3. Muy bueno y si no soy médica pero leo mucho, y si e leído de la relacion y importancias de un buen funcionamiento de los intestinos. Muchas gracias .
    Y como afectaría a los de parki son?

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: