14 comentarios en «Ser padre de un niño con autismo»

  1. Cuando diagnosticaron a mi hija con TGD yo fui a muchos consejeros espirituales a pedir un por qué, ellos sorprendidos dijeron que Dios había programado una tarea muy grande para mí, la mas hermosa expresión de amor filial como testimonio vivo y el mejor ejemplo para los demás padres (para mi fue devastador oh no esa misión no es para mí), servir a un Dios tan sabio que elige a sus mejores soldados para las mas grandes batallas….y DIOS TE ELIGIÓ A TÍ, A CUALQUIERA NO ENCOMIENDA SINO AL GUERRERO MEJOR PREPARADO con la mejor CAPACIDAD PARA AMAR Y TRASPASAR LA ETERNIDAD …..Al fín lo acepté y HOY A TRAVÉS DE ESTE PORTAL he identificado a muchos padres preparadísimos y muy influyentes que han logrado superar al autismo eliminando barreras legales, de idiomas, fomentando la solidaridad y el apoyo moral. Desde Lima Perú que Dios me los bendiga a todos Uds. por hacer no exista la palabra imposible.

    Responder
  2. En mi caso tengo 2 hijos con autismo sebastian tiene 13 años,maxi tiene 9 años e dado una lucha grande por mis hijos,en muchas ocaciones mis hijos se estresan gritan no toleran el ruido, me acogi a la ley de discapacidad para proteger a mis hijos, en muchas ocaciones las personas mas cercanas son las pocos tolerantes, en la escuelas algunos vecinos y hasta algunos familiares o amigos en mi caso e entendido que debo luchar por mis hijos, mas teniendo ademas de mis dos niños con autismo, tengo una niña con hipoacusia neurosensonrial, Dios quiera que todo lo que se haga por nuestros hijos sea algo positivo donde los protejan.

    Responder
  3. me gustaria que comente sobre los suplementos nutricionales que ayudan a controlar la ansiedad en nuestros niños y adultos con autismo o es que por su propio desarrollo se controlan. gracias

    Responder
    • La ansiedad desaparece cuando desaparece lo que la motiva. SI le das suplementos nutricionales pero lo que le provoca ansiedad sigue existiendo, seguirá teniendo ansiedad.
      Los suplementos nutricionales se usan para niños con problemas de alimentación que requieren de un aporte extra mientras se resuelven sus problemas. Una vez el niño ya come bien, no hay que dar suplementos

      Responder
  4. mientras mas pronto pase el duelo mejor, eso nos permitirá aceptar o mejor aún ELEGIR tener un hijo o hija CON autismo (no autista) y batallar dia a dia como padres, Claro cada uno tiene un ritmo diferente de lograr la aceptacion, sea hombre o mujer, si uno de los dos lo acpta antes, es seguro q empezara a trabajar y tambien es seguro que sentirá que la otra parte no se compromete del todo, creo q esta persona q supero el duelo y acepto la situacion en un menor tiempo, debe ser mas paciente con su pareja y es cierto tendra mas trabajo, pues tieene q ayudar al hijo o hija y también a la pareja, pero al final su trabajo será recompensado, pues llegará el momento en que la pareja trabaje junta, al mismo ritmo y esto es necesario, porque cada uno sera el soporte del otro. El camino es largo, muy largo y habra dias buenos y dias mas complicados, pero si la pareja se apoya mutuamente, es mas llevadero y encuentra mejores soluciones. Hombres y mujeres pensamos diferente? , SÏ, pero tambien esa diferencia bien encaminada nos lleva a tener mas alternativas de solución.

    Responder
  5. yo tengo tres hijo del primer parto, tengo gemelos , uno de ellos es AUTISTA.va a cumplir 5años, su padre aun no ha aceptado lo que le pasa, desde que me di cuenta con dos años hasta hoy he batallado yo sola con el,los años pasan y es muy duro, me pregunto ¿alguna vez lo afrontara para que lo pueda ayudar? es un niño maravilloso, yo no pase duelo, directamente lo afronte, y me siento orgullosa de tenerlo aunque aun me queda mucho que leer, aprender, y enseñar

    Responder
  6. Que tal Daniel. Mi experiencia personal no encaja del todo con los modelos expuestos. Yo puedo estar dentro del grupo de “rápidos” pero he comprendido rápidamente que mi pareja necesita más tiempo y he dejado que pase el tiempo sin agobiarme ni agobiarla. Bien es cierto que han habido momentos que me he desesperado un poco, comenzamos a hablar sin tapujos del tema y poco a poco se van solventando los problemas . Me preocupan muchas cosas (futuro, colegio, autonomía…..) de mi hijo y creo que el denominado “duelo” es un vaivén que, de acuerdo con las vivencias que tengamos que afrontar surgirá más o menos.
    Como puedes comprobar no soy psicólogo ni nada parecido y no me interesan las “guerras” froidianas, pero si creo que los hombre somos más prácticos y eso nos puede ayudar a superar el primer trance, otra cosa es la reacción a largo plazo, pero eso es otra historia.
    Un saludo. Carlos

    Responder
    • Hola Carlos,
      Que bueno que compartas también tu visión. Me ha gustado mucho lo del vaivén emocional del duelo. Y también que vienes a comentar al visión de más largo plazo del padre o las diferentes velocidades.
      Realmente este es un tema complejo, pero entre todos podemos ir aprendiendo poco a poco.
      Un saludo
      Daniel

      Responder
  7. Muy bien el análisis, muy justificador, muy masculino y muy freudiano. Pero ya sabemos que el psicoanálisis no va con las personas con TEA, ¿no es así? Y qué ocurriría si el padre también tiene un TEA -hereditario…- pero lo niega todo de forma muy activa y entorpece la actividad terapéutica y la vida y todo-todo-todo, durante años-años-años y MÁS años etc. (lo de su progenie y lo suyo). Nadie dijo que fueran ángeles, las personas con TEA. Y hablo en hipótesis, eh. (Remarco esto último, ya que SÉ que todo lo q diga puede ser y será tomado en mi contra.)

    Responder
    • Hola Paula,
      Bueno no creo que sea ni justificador ni freudiano, ¡válgame el cielo, yo freudiano!, es más un modelo de explicación del algunos “por qués” que se dan de forma muy habitual, de hecho de forma bastante habitual. Habrá otras situaciones, dalo por seguro, en el caso hereditario eso es otra liga diferente, pero ojo, que si el papá tiene TEA entramos en un modelo muy similar, con la diferencia de que pueden enrocarse o pararse en la fase de negación del duelo. ¿Por qué? porque no ven la rareza, ven normalidad y eso genera también una separación en las posturas. Negar suele implicar no avanzar, y esto es aplicable a todos y todo. Si niego algo (aunque este algo exista) no lo asumo y no lo enfrento. Y esto nada tiene que ver con el psicoanálisis, creo que mi visión sobre el psicoanálisis es bastante alejada a todo esto (posiblemente hasta alejada del psicoanálisis, cuestión de tópicos)

      Otro aspecto es el inverso, me explico. ¿Qué pasa cuando la que tiene TEA es la mamá? Hay bastantes casos donde la mamá se ha visto identificada al recibir el diagnóstico uno de sus hijos. Aquí tenemos otra situación totalmente diferente. Que no es mejor ni peor, es diferente.

      Para ser fieles a la realidad de todo el mundo habría que escribir un articulo para cada familia, y eso es inviable. No podemos más que quedarnos en generalidades.

      Este aspecto está muy relacionado con las fases del duelo, y no con la rotura de la pareja. Cuando existe una rotura de la pareja esto no es aplicable. Y aquí deberíamos entrar en otro pateamiento muy distinto y diferente.

      Uno de los aspectos más curiosos que yo me he encontrado es la visión tan diferente de papá y mamá, y hablo de parejas que siguen juntas. Mamá lo ve de una forma, Papá de otra. Al final, se ponen de acuerdo, a veces enseguida, a veces no. Esto no son matemáticas.

      En el caso de familias donde papá no está eso es otra liga. En algunos casos el TEA habrá sido el detonante, pero solo en algunos casos, de hecho, hoy sabemos que el índice de divorcios es solo un 1% superior a la media, quizá y con mucho riesgo podríamos concluir que en ese 1% la culpa de la separación ha sido el tener un hijo con TEA, en el resto quizá fuese la excusa pero no la realidad.

      Otro de los aspectos es cómo entiende la mujer la masculinidad y cómo entiende el hombre la feminidad. Pero esa es otra discusión que no ha lugar aquí .

      Un saludo

      Responder
  8. Muy bueno este reportaje, pero en mi caso ha sido todo lo contrario, con mi niño compartimos cada minuto libre que tengo y cuano trabajo, estoy pendiente siempre de él, asisto a sus terapias, médico, le cambio pañales, le limpio su trasero y todo lo hgo de muy buen agrado, porque no lo considero un problema, si no un regalo de dios, que me acopañará hasta mis últimos días.

    Responder
    • Hola Juan Carlos,
      ante todo gracias por tu aportación, en realidad no se dice que no se comparta el tiempo, o si se está pendiente o no, se habla de la percepción emocional del padre. Y hay casos donde esta aceptación es muy rápida y en otros donde no es tan rápida. Las velocidades del proceso no suelen coincidir.
      Todos de una forma u otra pasamos por ese proceso, a veces en 5 minutos a veces en 50 años, no hay formulas mágicas, y el dolor existe. Por ejemplo, si yo veo como mi hijo tiene un mal día, y que realmente lo ha pasado mal, yo como padre voy a sufrir por mi hijo, eso es ley de vida, bueno o al menos yo lo entiendo así. Y soy consciente de que ese mal día, o incluso esos malos días están provocados por el Autismo, que no le deja avanzar de la forma “prevista” y hace que el niño tenga esos problemas contra los cuales trabajamos.
      Yo no soy una persona creyente, así que no lo veo desde el punto de vista religioso, a mi Dios no me regalo nada, fue un acto de amor de mi esposa y mío, ese es mi punto de vista. Pero soy consciente de que cada día trabajo para que mi hijo avance y supere las dificultades de la vida, y muchas de ellas son las propias que la vida nos pone, y otras muchas son las que el autismo genera, son como unos desagradables compañeros de viaje. Pero eso no implica que no podamos afrontarlos. Y eso es lo que todos hacemos, luchar por nuestros hijos. Y en esta lucha diaria van a existir muchas formas de afrontarlo. En algunos casos, las personas con creencias religiosas lo verán desde un punto de vista, y su fe podrá servirles como ayuda, en otros casos, quienes no tenemos fe religiosa lo afrontaremos desde otro punto de vista. Pero al final, todos hacemos lo mismo, trabajar día a día por nuestros hijos.
      Un hijo no es un problema, pero el autismo sí puede ser considerado como tal durante un determinado periodo de tiempo, en el momento que el autismo deja de ser visto como el problema, se trabaja mejor, se vive mejor y en suma, avanzamos más.
      Te mando un fuerte abrazo

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre más desde Autismo Diario

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

×