Francia: Solo un 20% de niños con autismo tienen acceso a la inclusión escolar

En el país de la Torre Eiffel, del Champagne, el Foie-gras, el Cognac, del charmant, de Carla Bruni, del glamour, en el país de la “liberté, égalité et fraternité” , la inclusión escolar está en pañales. Poca liberté, poca égalité y casi nada de fraternité. Según las declaraciones de Vincent Gerhards, presidente del Colectivo Autismo, a Europe 1, tan solo el 20% de los niños y niñas con diagnóstico de autismo pueden acceder a la escolarización ordinaria. Al 80% restante la única opción que les queda son las Escuelas de Educación Especial o instituciones médico-educativas, o la siempre costosa opción de centros privados que no está al alcance de muchos.

Para denunciar esta situación, las principales asociaciones de padres de niños con autismo (alrededor de 85.000) iniciaron ayer una campaña de sensibilización y denuncia con el eslógan “No dejemos al 80% de los niños con autismo en la puerta de la escuela. Ellos tienen la misma necesidad de aprender que los demás”. Y todo esto sucede a pesar de la modificación ley de educación y discapacidad de Febrero 2005 (Según esta ley, cualquier niño o niña con discapacidad debe de ser escolarizado en un centro de educación ordinaria de su zona escolar y disponer de los apoyos necesarios) y del plan del gobierno 2008/2011 para la inclusión escolar. Plan que no parece estar funcionando en absoluto, a la vista de las cifras. A su vez, las familias denuncian la poca cantidad de terapeutas especializados y que los pocos que prestan sus servicios están bajo contratos precarios.

Una de las mejores terapias que un niño o niña con autismo puede tener es ir a un colegio normal. Negarle esta posibilidad es violar los principios constitucionales de igualdad. El caso de Francia, donde el desconocimiento y el miedo al autismo provocan situaciones tan lamentables, no es un hecho aislado; Desgraciadamente el acceso a una escolarización normal es un derecho con condiciones. Igualdad sí pero ….

5 comentarios en “Francia: Solo un 20% de niños con autismo tienen acceso a la inclusión escolar”

  1. Seamos constructores del futuro de nuestros hijos digamos si a la inclusión social y a los profesores y pedagogos enseñemos al ser humano en todo lo que tenga de humano

    Responder
  2. Soy madre de un niño con autismo y resido en la localidad fronteriza de Hendaya (Francia). La situación que vivimos las familias en Francia es terrible: el gobierno no desea la inclusión social de las personas con autismo, se ha visto ‘obligada’ a reconocer el derecho de los niños con autismo a ser escolarizados, tras conseguir Autisme Europa en 2004, una condena europea para este país.
    En 2005, los niños con discapacidad, han visto reconocido su derecho a ser escolarizados, derecho que no se cumple. Las auxiliares (AVS) carecen de formación y sus contratos son precarios. Se renuevan hasta los 6 años y tras este plazo, se quedan en el paro. Actualmente, el gobierno francés sustituye estos contratos por otros aún más precarios (EVS) para personas en riesgo de exclusión social, se renuevan cada 6 meses con una duración máxima de 2 años. El sistema intenta que los niños con autismo, acudan a los IME (Instituo Médico-Pedagógico), centros donde se dejan a los niños con deficiencia sin dejarles la posibilidad de inclusión en la escuela ordinaria. En muchos casos, no les dejan continuar en la escuela ordinaria bajo pretexto de no tener un coeficiente intelectual mínimo.
    La asociación Handik de Bayona, (asociación a la que pertenezco) se ha visto obligada a acudir a los tribunales para que el gobierno cumpla la ley, obteniendo la victoria y sentando jurisprudencia. Las familias reciben una notificación diciendo que el niño tendrá auxiliar pero pasan los meses, el curso entero… y la auxiliar no llega. Las madres se ven obligadas a dejar su puesto de trabajo para quedarse cuidando de sus hijos en casa.
    El pasado 21 de mayo de 2011, las familias se manifestaron delante de los rectorados exigiendo el derecho a la escolarización, sin embargo, ni siquiera los medios de comunicación nacionales hacen caso. Francia… tiene un largo recorrido por delante… las familias lanzan un SOS pero… el cambio ha de producirse desde dentro.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: