Anuncios
Publicidad

Hace casi un año avanzamos algo que a algunos les encantó y a otros les horrorizó, pero indistintamente de cual fuera el efecto personal, lo que si es obvio es que va a acabar sucediendo, y es el cierre de los centros de educación especial.

Sobre este particular ya se abordaron las claves de base para entenderlo, y porqué hay un sector a favor y otro en contra, pueden consultarlo AQUÍ.

La cuestión es que el pacto de gobierno entre PSOE y Podemos va en la línea de derogar la LOMCE y crear un nuevo marco, y aunque el modelo educativo español requiere de muchos cambios, la estrella de la discusión fue la asignatura de religión, que tiene narices la cosa, España, un país de iglesias vacías.

Publicidad

En fin, cuestiones programáticas o ideológicas a parte, lo que sí es delicado es el abordaje de la parte de atención a la diversidad en las escuelas. Y eso impacta en dos factores: atención educativa a necesidades especiales en centros ordinarios y el abordaje de los centros de educación especial.

«La nueva Ley de Educación garantizará desde sus principios rectores la inclusión y la eliminación de la segregación escolar por las condiciones de origen de los estudiantes, por sus necesidades educativas especiales o por sexo»

Sin entrar en disquisiciones sobre la idoneidad o no de los centros de educación especial, creo que ahí las posturas son obvias en ambos sectores, tanto las de quienes están a favor como en contra. Pero obviando eso, imaginemos que todo el mundo está en la misma postura, me da igual cual sea, a favor o en contra, al final el tema es ¿cómo pretenden hacerlo?

Países como Canadá emplearon mucho tiempo y recursos para realizar esta transformación de la educación pública, al parecer les está saliendo bien la jugada y los resultados han sido satisfactorios. Otros países como Italia, lo hicieron sin mayor orden y control que el del dictamen político, el resultado ha sido desastroso.

¿Qué va a pasar en España? Estadísticamente hablando debería ser un desastre, es decir, se hará mal, ya que los cambios llevados a cabo en el sistema educativo no han sido demasiado buenos, al menos en los últimos 40 años. Visto desde la generalidad, no desde cuestiones específicas. Se generan parches para resolver problemas mayores.

Sin un plan técnico bien creado, sin una dotación presupuestaria adecuada, sin un programa de capacitación, sin un montón de cosas necesarias, la eliminación de los centros de educación especial puede ser un gran fracaso. Y confieso que a mi, personalmente me gustaría que estos centros no existieran, pero hay que ser conscientes de la realidad, a día de hoy, lamentablemente, esos centros son lo único que tienen los alrededor de 36.000 alumnos de esa modalidad educativa ¿Cambios? Sí, pero no a cualquier precio.

La educación requiere de una profunda transformación, lo peligroso es ver quien acabará pagando los platos rotos de las políticas no reflexivas, realizadas a golpe de pura ideología y sin pensar en que detrás de esas acciones hay personas con derechos, conjugar eso, no es fácil, pero tampoco imposible.

¿Qué va a pasar al final?, pues hay alrededor de 180.000 alumnos con necesidades que ya cursan en educación ordinaria, sufriendo en la mayoría de los casos de grandes carencias por cuestiones presupuestarias y mala organización, y otros 36.000 que tampoco es que vivan en una especie de Finlandia educativa, que no lo es, pero por mil motivos los centros ordinarios no están listos para ellos, bueno, y para los otros 180.000 la verdad es que tampoco, pero ojalá todo esto no deje de ser más que una gran preocupación y finalmente sepan romper esa mala estadística y hagan las cosas bien, personalmente, no lo creo, ojalá me equivoque.

Anuncios

Sobre El Autor

Daniel Comín
Ex-Director de Autismo Diario

Editor de Autismo Diario y responsable de supervisión de artículos científicos. Especializado en sistemas de desarrollo y economía sostenible. Co-autor del proyecto de formación técnica y reinserción social de África Central para United Nations Development Programme (ONU). Coordinador del proyecto de salud pública para tribus nativas de Norteamérica. Ha impartido formación, conferencias y talleres sobre autismo de forma ininterrumpida en los últimos años en 6 países. Ha impartido clases magistrales en la Universidad de los Andes (Colombia), ha dado programas formativos especializados en la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE (Ecuador) y profesor externo de la Facultad de Medicina San Carlos (Guatemala), entre otras múltiples actividades. Padre de un adolescente con autismo. @danielcomin en Twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: