Autismo y menstruación: Aclaraciones al respecto

La menstruación es un proceso natural, aunque su abordaje en las chicas con autismo a veces requiere de un manejo distinto.

En el aeropuerto de Monterrey me encontré con Alicia que, al igual que yo, esperaba un vuelo hacia Ciudad de México, ella con rumbo a su casa en ese inmenso país y yo para hacer una escala en mi viaje de vuelta a Guatemala.

Las esperas pueden ser largas y aburridas, pero si estás acompañado y la conversación se torna interesante, entonces se hacen tan cortas y te quedas con la sensación de necesitar otra reunión para terminar de hablar lo que quedó a medias por causa de la necesidad de abordar.  El chico de Alicia ya es veinteañero y la mía iniciando la adolescencia, ambos concluimos en la necesidad de hablar en los congresos de autismo sobre dos temas:

  • Cuando las cosas no nos salen bien y nuestros hijos no avanzan como se esperaría
  • Crecen y cambian, enfrentan nuevos retos.

Como consecuencia de esta conversación sentí la necesidad de escribir sobre el segundo de los temas comenzando por un aspecto concreto, algo que ya he abordado con algunos amigos: la menstruación en adolescentes con autismo.

Nuestros hijos se nos van haciendo mayores es una realidad para la que necesitamos prepararnos, el asunto es que no disponemos de tantos materiales e información como ocurre puede darse para niños con autismo.

¿QUÉ ES EL CICLO MENSTRUAL?

El ciclo menstrual es un ciclo (de calendario lunar) que implica un conjunto de cabios hormonales, físico, emocionales y conductuales que ocurren en la mujer en relación a la liberación de un óvulo maduro para su eventual fecundación.

Incluye cuatro fases con una duración más o menos similar en las mujeres, aunque hay variabilidad en este aspecto:

– Fase menstrual o menstruación (puede durar de 1 a 5 días)

– Fase folicular: día 1 al 13 del ciclo. Hay un aumento en la liberación de hormona folículo estimulante (FSH) que estimula el ovario (que aumenta su producción de estrógeno) y además estimula al endometrio (cubierta interna del útero en la que anidará el óvulo fecundado o que terminará desprendiéndose y eliminándose en forma de flujo menstrual si el óvulo no es fecundado)

– Fase ovulatorio: día 14 del ciclo. El aumento de la producción de estrógeno sigue ocurriendo y hacia el día 14 un óvulo maduro es liberado. Los niveles de estrógeno estimulan la liberación de hormona ‘luteinizante ‘ (LH o HL).

– Fase lútea: día 15 al 28 del ciclo. Son los últimos 12 días del ciclo. El folículo ovárico del cual se liberó el óvulo maduro produce progesterona, hay aumento de la producción de estrógeno. Si el óvulo no es fecundado el folículo se contrae y disminuye la producción de estrógeno y progesterona. Si el óvulo es fecundado se comienza a producir hormona gonadotropina coriónica.

La primera menstruación es llamada menarquia. Al inicio los ciclos pueden ser irregulares y poco a poco van tomando un patrón regular. Las mujeres mantienen su menstruación hasta la menopausia.

En el caso de niñas con autismo, se ha observado, en promedio, edad ligeramente más tardía de la menarquia en relación a otras poblaciones, incluyendo poblaciones con discapacidad (Knickmeyer, 2006).  En el caso de niñas con autismo tratadas con antipsicóticos (típicos y atípicos) o Ácido Valproico, puede ocurrir incluso amenorrea (no menstruación).

Recomendaciones generales de la Academia Americana de Pediatría en relación a la menstruación en personas con alguna discapacidad

* Guía anticipada a los padres y a la niña en relación a la menstruación (información antes de la menarquia).
* Discutir aspectos generales y preocupaciones en relación a la educación sexual y la vida sexual.

* Ayudar a los padres en la prevención del abuso sexual.

* Iniciar el manejo de los cambios en la menstruación.

* Ayudar a los padres a entender las opciones de manejo de la menstruación y sus problemas asociados. (Quint, 2016)

¿QUÉ PROBLEMÁTICA ENFRENTAN LAS NIÑAS CON AUTISMO EN RELACIÓN A SU MENSTRUACIÓN?

El primer tema que se viene a la mente es el relacionado con la higiene y todos los cuidados especiales que una mujer debe tener durante su menstruación, sin embargo, el tema no se agota en ese punto.

Sabemos que la menstruación en niñas con autismo se asocia a:

  • Más frecuencia de irregularidad, esta irregularidad es común en todas las mujeres al inicio de los ciclos menstruales, hacia el tercer año el 60 a 80% ya se han regularizado (ACOG, 2006)
  • Más frecuencia de dismenorrea
  • Más frecuencia de flujo menstrual abundante
  • Más frecuencia de cambios conductuales relacionados con la menstruación. Esto como manifestación de un desorden disfórico de la fase lútea tardía (síndrome premenstrual o trastorno disfórico premenstrual).

Es decir, la menstruación es uno de los grandes retos de las adolescentes con autismo y su familia.  Puede, hasta cierto punto, afectar la independencia y agregar dificultades en el manejo familiar, escolar y en otros ambientes (Quint, 2016).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×