Desordenes sensoriales: Autismo no significa aislamiento, sino todo lo contrario

Se suele decir que la persona con autismo vive retraída en su mundo. Encerrada, aislada. Y evidentemente sus conductas así lo demuestran. El no tener o evitar el contacto visual, evitar contacto físico o la falta de comunicación verbal son algunos puntos en común . Pero nadie nos aclara de forma sencilla el por qué de estas conductas.

Una de las teorías al respecto, la cual ha sido avalada por muchas personas con autismo al darnos su testimonio, es precisamente lo contrario de lo que a priori podíamos pensar, y es que están hiper-conectadas. Para ser más exactos, esta hiper-conexión está relacionada con una mala “sintonía” de los sentidos. Por ejemplo: Si estamos cenando en una mesa con amigos, se pueden dar tres conversaciones simultáneas, pero tenemos la capacidad de “eliminar” las conversaciones de los demás y centrarnos en la que estamos teniendo. Esto para un niño con autismo suele ser extremadamente difícil, oye todas las conversaciones a la vez, mezcladas. Si nos ponemos una camisa de seda, notaremos la suavidad del tejido sobre la piel, un niño con autismo podría percibir la sensación de que la camisa está hecha con papel de lija. Un abrazo, para él puede resultar una agresión. Y así, un sinnúmero de factores relacionados con las capacidades sensoriales del niño. Las cuales también están afectadas.

Ante esta situación de saturación sensorial, el niño tenderá a “aislarse” como un sistema de protección ante la “agresión” que percibe. Y apreciaremos todas esas conductas descritas, que sumadas a los problemas de comunicación muestra un cuadro típico de autismo.

Hay infinidad de literatura y estudios sobre los problemas relacionados con el lenguaje y la comunicación -que es sin duda un aspecto muy serio-, pero cuando hablamos de los desordenes sensoriales, la cantidad de información cae estrepitosamente. Una de las primeras acciones a realizar en la intervención en el niño con autismo suele corresponder a establecer un sistema de comunicación. Sin comunicación no hay aprendizaje, y sin aprendizaje no hay avances. Y sin avances, todos sabemos lo que sucede.

Una vez el niño comienza a comunicarse las cosas suelen cambiar y vemos como el estado en general mejora. Pero no lo que se podría conseguir en una intervención a todos los niveles. Nos dirán que esto es muy lento, que hay que tener paciencia, y es cierto, es lento y hay que tener paciencia, pero también debemos de ser conscientes de la gran importancia que tiene “sintonizar” adecuadamente los aspectos sensoriales del niño. A medida que avancemos en la integración sensorial, mayores serán los avances en el apartado de comunicación, contacto visual, socializar e incluso en aspectos como ir al baño o al alimentación. En suma, debemos abordar la intervención desde diversos frentes, por supuesto, siempre bajo la estricta supervisión de profesionales, que son quienes deberán diseñar el mejor modelo para cada niño. No lo olvidemos, la intervención debe adecuarse a las capacidades y necesidades del niño, nunca al revés.

Una acción combinada nos dará mejores resultados, y haremos que el niño adquiera capacidades un poco más rápido. Y hablando de niños, su tiempo es oro, no lo desperdiciemos.

ANEXOS PARA SABER MÁS SOBRE INTEGRACIÓN SENSORIAL:

Comprendiendo los desordenes sensoriales

Eficacia de las intervenciones de integración sensorial en niños con Trastornos del Espectro del Autismo

Integración Sensorial: Revisión actualizada

Integración Sensorial en el niño con autismo

7 comentarios en “Desordenes sensoriales: Autismo no significa aislamiento, sino todo lo contrario”

  1. Totalmente de acuerdo, pero nuestra cuestión es ¿por qué no se empieza con una prevención desde edades muy tempranas que ayude a establecer una buena integración sensorial? son muchas las terapias orientadas al neurodesarrollo que tratan de establecer un buen sistema nervioso que le permita interpretar de forma correcta la información. Estoy segura que si se hiciera esto, podríamos reducir en muchos casos con autismo algunos de sus síntomas. Reciba un saludo, equipo Capacita-le.

    Responder
  2. Hola me encanta leer lo que publicas, yo tengo una hija con Síndrome de Down con 22 años. Ella hace dos años su vida dio un giro de 365 grados. Empezó a tener ausencias, y eso desencadenada otras conductas, sus estado de animo era muy cambiante, y terminaba haciendo ruidos con la boca como si estuviera hablando sola. Ya tiene dos años medicada, toma Valporoato de Magnesio (Atemperator 200mg) cada 12 Hrs. Y Zyprexa 5mg (0lanzapina). Ella aparte tiene Hipotiroidismo y padece Diabetes tipo 1 (insulina dependiente).
    Antes de esto fue una niña muy moldeable, si le costaba trabajo socializar, le molestaban ciertos ruidos, las aglomeraciones y sólo a ciertas personas les permitía acercarse,pero siempre era parte del grupo. Yo decía lo que pasa es que mi Hija es nerd (perdón por la expresión), pues en ella sus habilidades fuertes son una memoría auditiva y visual, apredia rápido, cabe mencionar que su área motora fina y gruesa es algo pobre, sin embargo lee y escribe feo.
    Ahorita lo que más me preocupa es que con todo y la medicación, la ansiedad le provoca ciertas conductas que están relacionadas con el autismo. Hace un tiempo escribí a una asociación DS-ASD, que significa personas con síndrome de down con espectro autista. Y en la relación de conductas que ellos me mandaron, mi hija tenīa unas 15 conductas. Ahorita aquí en Monterrey, México se empiezan a darse cuenta de esta mezcla. Yo quisiera saber más sobre la terapia sensorial con quien tengo que acudir.
    Muchas gracias y ojalá me puedan orientar.
    Saludos

    Responder
  3. Pingback: scoop
  4. Todo lo del AUTISMO, que dicen significaría falta de “sintonía” de los sentidos, o “desorden sensorial”, es pura charlatanería que busca fines comerciales. Vender drogas. Recaudación de dinero y un terrible fraude a la inocencia, ignorancia, a la credulidad pública. Lograr dinero de parte de los gobiernos. El hecho que una persona tienda a aislarse, vivir encerrada, sin ganas de comunicarse, y demás indicadores típicos de lo que conocemos como “timidez”, tristeza o apatía, NO ES AUTISMO. Es otra cosa, totalmente solucionable sin tener que ingerir ninguna droga, ningún remedio. Solo vitaminas y buena alimentación si hay falta de nutrición.
    El autismo es solo una palabra inventada como otras tantas que con toda burla lo hacen ciertos expertos en salud mental.
    BASTA DE FRAUDES. Esto no es ciencia. Es pura opinión, suposición y conjetura , burdamente urdida y presentada para envolver a personas incautas, que probablemente presentan un problema que si, se quisiera corregir, y esos seudo-expertos, no sabiendo como resolver los problemas; con el orgullo y la soberbia típica de su situación de poder dominante, inventan el nombre de una enfermedad.
    La mejor terapia para un niño es amor y comprensión para con él. Padres o cualquier adulto que sean capaces de brindar eso al niño esta es la mejor terapia para el presente y para su futuro. Esto como la mejor vitamina, su mejor nutrición en la vida y nunca necesitará ninguna droga que lo intoxique para crear “sintonía ” de sus sentidos.
    Ruego mirar: Artículo publicado por Jorge Poraneri y Mónica Niel que dan cuenta que el INSTITUTO NACIONAL DE SALUD MENTAL DE EEUU anunció que se abandone la Clasificación del DSM (Manual de Diagnostico de Salud Mental). Este Manual determina cientos de patologías mentales con criterios externos y siempre muy ACORDES A LAS NECESIDADES DE LA INDUSTRIA FARMACEUTICA”.
    Estoy segura que cualquier ser humano inteligente y honorable lo comprenderá.
    Honor significa “no tener nada que ocultar”.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: