Diferencias entre ser y tener

autismomundo.miniaturaHoy en día es muy habitual referirse a las personas que tienen Autismo como Autistas. Mi hijo es autista, este muchacho es autista, etc,…, es curioso como el “tener” ha sido devorado por el “ser”. El Autismo no define a la persona, no se es autista, se tiene autismo y se es persona. Sería, en suma, como denominar mongólicos a los afectados por el Síndrome de Down. Nadie se refiere a un afectado por el Síndrome de Diógenes como un Diógenes, o nadie dice mi hijo es Tourette (en relación al citado Síndrome) No se entendería y además se consideraría una forma despectiva de referirse a estas personas. Sin embargo nos parece normal definir a una persona como autista, además de encasillarla en una conducta que poco tiene que ver con la realidad del autismo.

Uno puede ser alto, flaco, o incluso rubio. Aunque tales definiciones no son más que epítetos destinados a definir ciertas particularidades, sin embargo, se ha extendido -lamentablemente- el término Autista para definir, encasillar y etiquetar a las personas que tienen un Trastorno del Espectro del Autismo.

No deja de ser en suma un modo de establecer fronteras -invisibles, pero fronteras al fin y al cabo- entre el conjunto social y las personas con autismo. Aunque a priori pueda parecer una vulgar cuestión de léxico, finalmente la definición encasilla y estigmatiza a la persona que padece el citado síndrome.

En una sociedad a la que se llena la boca hablando de integración y de igualdad nos encontramos con una situación, cuando menos, extraña. Más si cabe cuando hurgamos en busca del origen de esta curiosa definición del estado vital de un ser humano. Y lo lamentable es que los principales culpables son los presuntos especialistas, dado que la mayor cantidad de documentación relacionada con el autismo está en inglés, y los especialistas hispanos adolecen -entre otras muchísimas cosas- de un buen nivel de inglés, tradujeron de la forma más simple posible, arrastrando consigo a un error al resto de la población.

Debemos de empezar a desterrar ese estigma, las personas no son autistas, tienen autismo, como podrían tener gripe (nadie nos define como griposos, somos personas con gripe) Ya les ponemos las cosas demasiado difíciles a las personas que se encuentran dentro del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) como para que además las marquemos cual apestados con una palabra.

El increíble grado de desconocimiento de la sociedad nos lleva a estar condicionados por mensajes absurdos. Toda la gente que ha visto la película Rainman cree tener clarísimo que las personas con autismo son unos “genios” con “retraso mental” e insociables que sólo sirven para llevarlos al casino y romper la banca. Bien, una película que habla de una persona con TEA ha conseguido meter a toda una comunidad en el mismo saco. Lamentable pero cierto. El autismo es algo mucho más complejo, afecta a uno de cada 175 niños y es además un trastorno que da pánico. Provoca terror en los padres de los niños diagnosticados precisamente por esa forma de encasillar de la sociedad. Flaco favor le hacemos a los padres y a sus hijos incrustándoles a golpe de palabra el pánico al autismo.

Debemos pues empezar a desmitificar el Autismo, sólo en España hay más de 300.000 personas con autismo y merecen todo nuestro respeto y apoyo, empezando por no mirarlos como bichos raros ni definirlos como seres especiales (pero en el sentido lastimero y peyorativo).

Más sobre este particular aquí

Yo soy yo y mi circunstancia

Evolución autismo
Los informes de casos de autismo aumentaron de manera espectacular en los EE.UU. entre 1996-2005

62 comentarios en “Diferencias entre ser y tener”

  1. Valla tema. soy profesora de arte, tengo tres niños con asperger en mi clase. no me perace justo llamarles autistas, ya que si bien los tres comparten el sindrome, todos soy muy distintos, he conocido niños con autismo que no tinen mucho en comun, ademas de tener un hijo con autismo, digo con autismo porque tiene caracteristicas tea, pero como dije antes, no tengo por que decir es autista cristian como lo es isaac y victor si no son iguales, son maravillosamente diferentes. pero ante todo son niños.

    Responder
  2. Me indigna sobremanera que las personas empleen el término “autista” como un insulto o lo usen de forma peyorativa.
    No puedo tolerar que una persona diga <i>“tú parece que fueras autista” haciendo acepción a ese término como “estúpido”, “tarado” o “incapaz”.
    Esto lamentablemente en América Latina aún es más común de lo que se cree.</i>

    Responder
  3. Tengo un hijo autista de 21 años y la forma de nombrarlo es lo de.menos. lo mas importante ha sido seguir un tratamiento, una adaptación curricular, escolarización y su integración de ADULTO. Los niños autistas se convierten en adultos y hay muchas cosas mas importantes <a href="http://que.com" class="autohyperlink" target="_blank">que.com</a>o padres ttenemos que ver. Por eso si es autista o tiene autismo la verdad no me cambia nada como madre. Prefiero poner mis energias en otras cosas mas prioritarias.

    Responder
  4. Se la diferencia entre los verbos “ser o tener” y YO SOY AUTISTA sin tener Autismo, sólo “tengo o soy” un ser humano con la dificultad de poder entender a otros seres humanos… ¿Os suena de algo lo que estamos viviendo cada día…?. ¡Y a mí no me extraña…!, ¿No me puedo entender ni yo mismo…?, con los perjuicios que arrastramos, insultos peyorativos y falta de empatía y de ahí viene el considerarme Autista, igual que mis dos Nietos que lo “tienen” y “no lo son”…! Me califico a mi mismo nunca a los demás y mi “equivocación consciente” consiste en hacer frente a los que lo usan sin saber lo que dicen, siendo empleado en sentido de insulto y esto es a diario en los medios y de parte de intelectuales y políticos, siendo incapaces de poner fin a ello y esta es mi manera de enfrentarme a la incultura de los cultos…, al considerarme de Venus el planeta del “amor” un AutistaVenusiano que me suena mucho más abstracto y piradoooo… y mejor que Humano Deshumanizado…! Y cómo queréis que me defina, pues como lo hago…!!! l’avi Manel YO SOY AUTISTA

    Responder
    • Hay diferentes formas de hacer visible el Autismo y esta, siendo la mía, es una de ellas. Ayer se hicieron varias concentraciones para dar visibilidad al Autismo en conmemoración al día Internacional del 2 de abril y como cada año asisten representantes políticos que son los que nos niegan todos nuestros derechos y son recibidos por el Autismo como verdaderos héroes de la causa…, por qué serán…, los diferentes enfoques, en ver las cosas tan diferentes…!!! L’avi Manel YO SOY AUTISTA <a href="http://pol301203.blogspot.com.es/2015/04/yo-soy-autista.html" class="autohyperlink" target="_blank">pol301203.blogspot.com.es/2015/04/yo-soy-autista.html</a>

      Responder
  5. Primera vez que estoy de acuerdo con algo de lo que escribe Daniel Comin. Mi hija ES Gabriela, ES una niña maravillosa, ES amorosa, ES inteligente y TIENE autismo.

    Responder
  6. Hola, YO SOY ASPERGER, ese es el nombre que se ha dado a este sentir pues no es una enfermedad que se tiene. A mi no me gusta decir que tengo Asperger. Me siento muy identificado usando el verbo ser pues esto nació conmigo y condiciona mi ser mi psiquis, mi manera de relacionarme. La gente que es vergonzosa lo es( por que tiene vergüenza en un grado superior a lo normal) hay más ejemplos. Que si no existiera el señor asperger yo no tendría ese nombre claro pero sería la misma persona independiente de esa etiqueta. Ahora con 46 estoy diagnosticado y reconozco mi sentir encerrado en esa palabra que me define, pues realmente lo hace aunque yo tenga el mando de mi vida y todo la capacidad cognitiva o mas o menos que una persona normal. No me gustaría estar definiéndome como que pertenezco al grupo de personas que tienen un trastorno del espectro autista o autismo de alto rendimiento o cosas así.
    Esta claro que como clasificacion “transtorno del espectro autista” está bien pero sigo diciendo que yo me siento muy identificado con el nombre Asperger y no por tenerlo sino por como he dicho me define en muchas de mis cualidades y mi sentir. No viendo nada malo que personas como yo nos podamos definir con ese nombre.
    De hecho cuando hablo con alguien “familiarmente” digo que soy aspie o asperger, no que tengo asperger.
    Yo no soy psicólogo solo soy una persona que a esta edad por fin sé que soy y tengo respuestas de por que soy así y sé que somos muchos. Y como esto del Tea no se quita, se me puede ayudar, pero se vendrá conmigo a la tumba me creo con el derecho de decir mas “que soy, que, que tengo”

    Responder
  7. Hola. No quiero entrar en polémica, pero sí dejar mi opinión. No es una verdad absoluta, es lo que yo creo.

    Tengo una preciosa hija autista. Ella no TIENE autismo. No tiene algo que se pueda curar con una pastilla, un jarabe o un tiempo en cama abrigada. La gripe se tiene y se cura. El resfriado se tiene y se cura. El autismo no. Cuando tienes gripe, te encuentra mal (fiebre, dolor de cabeza…) y deseas que pase pronto, porque es una enfermedad. No me imagino yo decir en lugar de sordo persona con sordera o en vez de ciego persona con ceguera.

    Tenemos que luchar para conseguir que la sociedad reconozca a nuestros niños, jóvenes y adultos autistas, y que dejen de utilizar la palabra autismo como insulto o desprecio. No podemos permitirnos el lujo de perder tiempo y energías en combates dialécticos. No cambia nada que los llamen “autistas” o “personas con autismo”. Lo que si cambia es conseguir que los miren con nuestros ojos, que los reconozcan, sepan más cosas sobre su comportamiento, los incluyan como algo natural en sus vidas y que su percepción sobre el autismo mejore…

    Muchas gracias.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: