De símbolos, colores y activismo en el marco del Día Mundial del Autismo

Todos, padres, personas con autismo o autistas (como cada cual quiera llamarles y en sus propios contextos sociales y culturales), hermanos o abuelos o familiares, profesionales, organizaciones, activistas, etcétera, todos queremos lo mismo: que se visibilice, sensibilice y concientice; que se hable de autismo, que exista comprensión del autismo y que se incluya a todos por igual, que se generen las mismas oportunidades para todos.

Y, sin embargo, criticamos al que habla de autismo, al que usa un color u otro, o un símbolo u otro. Pareciera, que son más importantes los colores o los símbolos que la causa en sí. Parece que son más importantes nuestras propias conceptualizaciones respecto al espectro, que todo el fin que todos perseguimos.

Hablamos tanto de discriminación, de los “prejuicios, estigmas, paradigmas” que tienen los demás, y un largo etcétera, y, sin embargo, quizá debemos preguntarnos ¿y quienes los tenemos?, y hablo en plural. Se fomenta la inclusión, para otros es más importante la convivencia o la comprensión, empatía y un largo etcétera, no obstante, somos los primeros en que criticamos lo demás por conceptualizaciones. Queremos tanto, y criticamos al que lo hace públicamente por no estar de acuerdo en conceptos, colores o símbolos. Queremos que se hable de autismo, y criticamos públicamente al que no lo hace acorde a una visión concreta.

Gerardo Gaya
Gerardo Gaya

El autismo tiene un grave problema de identidad, es un sistema que está “roto”. Vemos demasiados enfrentamientos por todos lados, todos vs. todos, discursos de odio, señalamientos, acusaciones, y en su gran mayoría, son por mera percepción.

Y claro, como personas es inevitable no defender nuestro propio punto, pero veo que muchos lo hacen atacando el del otro, y esto, lejos de sumar, divide. Lejos de construir, destruye. Lejos de fomentar lo que realmente necesitamos, que es crear comunidad, la destruye. ¿De verdad ir tan en contra de algo hace más válida la otra postura?, ¿Atacar y promover el odio a alguien por que unos, según algunos, promueven el odio contra otros? ¿Querer construir atacando es válido? Debe existir un debate, ya que es enriquecedor, pero en vez de eso asistimos a posturas irredentas e inflexibles.

En una conferencia virtual reciente con más de 250 personas, lance unas encuestas:

  1. Para ti que es el autismo: 50% una condición, 22% un trastorno, 22% una manera diferente de… y 5% una discapacidad.
  2. Para ti, ¿cuál es el “color” que representa al autismo? – azul 70%, multicolor 11%, y al 11% le da igual.
  3. Para ti, ¿cuál es el símbolo que representa al autismo? – pieza de rompecabezas azul 42%, pieza de rompecabezas de colores 37%, listón azul 7%, listón de colores 3%

La realidad, para mí, es que ¡da igual! Personas, organizaciones, activistas y familias, hacemos lo mejor que podemos, porque queremos y necesitamos lo mismo. Un símbolo y un color están por encima de cualquier organización, y hay formas de hacerlo, una es promover y difundir tu propia campaña, tus propias ideas, y la otra es atacando aquello que no estás de acuerdo.

¿Eres una persona diagnosticada?, ¿Que el azul o un símbolo de rompecabezas no te representa?, ¡Claro que no! no busca representarte a ti como persona, busca representar una causa, al menos desde mi punto de vista. ¿A quién se le habla para visibilizar? Al que no tiene ni idea que algo existe, y eso, se logra más fácil a través de símbolos y colores, que es lo que necesitan las causas para ser representadas, y el error, es creer o pensar que tú eres la causa, porque tú, que puedes estar leyendo esto y ser una persona con autismo o autista (como tú te sientas cómodo) tener un diagnóstico no te define como persona, no es tu identidad. Si tomas al autismo o ser autista como tu identidad, también lo respeto, en lo personal creo que cualquier persona es mucho más que un diagnóstico.

Fundé y dirijo desde el 2015 años Iluminemos de Azul, una organización sin fines de lucro en México, y la verdad es que yo no buscaba constituir legalmente una organización, solo quería hacer una campaña para crear conciencia porque teníamos la oportunidad de hacerlo de manera masiva a través del fútbol como eje, y cuando estábamos planeando todo, no nos rompimos la cabeza en cómo ponerle, y por una sencilla razón: En el 2014, lo más visible alrededor del mundo, era la iniciativa de iluminar de azul edificios emblemáticos y monumentos históricos con un gran impacto y alcance mundial. Lo simple fue conectarnos a eso, porque en mi país, cerca de 100 monumentos ya se iluminaban de azul, pero las personas, a los que pretendemos concientizar, no tenían ni idea de por qué pasaba eso. Y en mi opinión, con esa campaña orquestada por Autism Speaks, tampoco se rompieron tanto la cabeza, replicaron lo que otras causas, como el cáncer de mama han hecho desde décadas con un gran impacto durante el mes de octubre ¿O crees que un moño rosa, o un edificio iluminado, representa a las mujeres con cáncer de mama? es sólo un símbolo que hace visible una causa. Y hoy creo, que afortunadamente, veníamos entrando al mundo del activismo los que participamos en él, porque estoy seguro de que, de haber tenido más experiencia, nos hubiera costado mucho trabajo tener un consenso respecto al nombre, color, etc., y todo por un prejuicio o paradigma, o un miedo a “que van a decir todos los demás”. Más de una vez he recibido correos hostiles respecto a algunas acciones que hemos realizado y el último, solo conteste: “la diferencia entre mi trabajo y el tuyo, es que el mío es público y por lo tanto está sujeto al juicio de los demás”.

¿Que debemos de evolucionar en nuestro actuar? No puedo estar más de acuerdo. Pero ojo, tampoco podemos criminalizar unos a los otros, para mí, es como si el 8M en unos años, se ataque por utilizar el color morado, porque algunos deciden que les va mejor el amarillo.

La generalización es la madre de todos los fracasos cuando hablamos de autismo, desde creer o pensar que las personas con autismo no se sienten representadas por el color azul o creer que si se sienten representadas por ello. Porque las hay para los dos lados, y conozco muchos, pero el problema no es ese, es que no somos capaces de ir todos por un bien común, que es lo que realmente se necesita, por nuestras creencias, e insisto, conceptos, ideologías y un largo etcétera.

El gran problema que hay son los confrontamientos, que lejos de construir, destruyen. Tengamos las conversaciones necesarias para entender y comprender el punto de vista de los demás, pero con respeto porque al final, cada quien hace lo mejor que puede desde su propia trinchera. Aunque los haya con intereses personales o incluso económicas, como algunos que también me he cruzado estos 6 años, pero tenemos que ser capaces de respetarnos, al menos, públicamente. Tengamos las conversaciones que nos hacen incómodos, para salir de nuestras zonas de privilegio, pero todo esto, debiera estar fuera y lejos de cualquier debate, pues los grandes cambios de la humanidad se han logrado actuando en comunidad. La inclusión o la convivencia, no está sujeta a debate, lo que pasamos las familias, y lo que pasan las personas con autismo, tampoco.

Para mi promover el color azul, ese que está mucho mayor posicionado que cualquier otro para, insisto, al que hay que concientizar que es al que no sabe ni que esto existe, no es apoyar a una u otra organización, no es “odiar” a nadie, ni promover el “odio” hacia alguien, es simplemente visibilizar, e insisto, las causas necesitan símbolos y colores para ser representadas, visualizar genera un interés, y esté suma voluntades.

Más de una vez me han confrontado, que una persona con autismo no es una pieza de rompecabezas, y no puedo estar más de acuerdo, eso no está a discusión. Mi hijo no es una pieza de rompecabezas, es una persona ante todas las cosas, y siempre lo digo y lo diré, un símbolo de una causa no representa a una persona.

¿Quieres iluminar de azul, vestir de azul, o de morado, o de colores?, ¡está bien!, es tu decisión y cómo tal, se respeta, la pregunta es si los demás pueden respetar el actuar de otros. De ahí, a atacar al que lo hace, creo que es donde nos equivocamos de sobre manera. No hacer nada, para mí no es una opción, por que como buen idealista que soy, abril es una nueva oportunidad para hacer lo que tanta falta hace: visibilizar.

La pregunta no es que vas a hacer tú el 2 de abril, si te vestirás de azul, morado, rojo, si utilizas una pieza de rompecabezas del color que sea, un símbolo de infinito, si festejas, conmemoras, celebras o lo que quieras. La pregunta que deberíamos de estarnos haciendo es si estamos haciendo todo lo que se necesita, y para mí, gran parte de lo que se necesita es crear comunidad, por encima de conceptos, símbolos, colores, opiniones o puntos de vista. No podemos perder de vista lo realmente esencial y necesario por nuestras propias conceptualizaciones.

Acerca del Autor:

Gerardo Gaya

Fundador de Iluminemos de Azul

1 comentario en «De símbolos, colores y activismo en el marco del Día Mundial del Autismo»

  1. Es mportante que en alguna parte del mundo se hable de Autismo.a mi no me interesa colores para nada. Hablar de Autismo es aceptar que existe un grupo social, invisivle para la mayoría de la humanidad , quien sufre de Autismo y en especial los que nacieron antes de terminar el siglo XX, es como si no existieran, sin Atención Médica especializada.,Educacíion recreación.y sí un gran etcétera,;Los niños crecieron con lo que los padres en medio de su ignorancia, pudieron hacer, como consecuencia, llenos de falencias e interrogantes que nadie puede responder; Ahora. Adultos Autistas para ellos no hay atención ni preocupación de nadie para palliar, sus necesidades físicas Psiquicas y espirituales,Uno cree que de pronto nos visivilizan, y no tiene importancia color ni forma, solo lo que podamos hacer en pro de Los Autistas mayores los grandes olvidados.
    carrera 4 # 28-07Unidad Residencial los Almendros bloque 4 apartamento 401 Pereira Risaralda, Colombia

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: