Un estudio sueco dice que no hay un aumento de casos de autismo

Un equipo de investigadores suecos, encabezados por Christopher Gillberg, llevaron a cabo uno de los estudios más extensos realizados hasta la fecha, con el objetivo de constatar si realmente existe un inmenso aumento de los casos de autismo en Suecia, o por el contrario el aumento de la prevalencia está ligado a otros factores.

Para ello analizaron los datos de 1.078.975 niños (4.620 con autismo) y 19.993 gemelos (190 con autismo) suecos nacidos entre los años 1993 al 2002. Los resultados, publicados en abril en el British Medical Journal(1), respaldan la teoría de que el ascenso de autismo se debe a un mayor conocimiento del espectro del autismo que conduce a un mayor número de diagnósticos, y no tanto de un aumento real de casos. A todo lo anterior hay que sumar que el mayor conocimiento implica también una mayor facilidad para llegar a un diagnóstico, tanto a nivel profesional como familiar, pero además, los cambios en los criterios diagnósticos han permitido que muchas más personas tengan este diagnóstico.

El porcentaje de personas diagnosticadas con autismo aumentó en esos años de 1/435 a 1/200, una cifra por debajo de la estimación de Estados Unidos -en ese período- de 1/150. La proporción de personas con síntomas de autismo, sin embargo, se mantenido constante en torno a 1/105. Tampoco debemos olvidar que el número de falsos positivos sigue siendo elevado. Todo esto viene a afirmar el hecho de que un mayor número de diagnósticos son posiblemente la única epidemia, al menos en el rango de fechas del estudio.

En el caso de los EE.UU. el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicó una prevalencia de 1/68, cifra que ha sido duramente criticada por los más que cuestionables métodos usados para llegar a esta elevada prevalencia, pero no debemos olvidar que el hecho de disponer de un diagnóstico de TEA (por muy dudoso que este sea) permite a las familias el acceso a servicios socio-sanitarios. Sin embargo, en países donde el acceso a este tipo de servicios está integrado dentro de las políticas públicas, hace innecesario el realizar ese maquillaje en las cifras, permitiendo pues dar cifras más ajustadas a al realidad.

El estudio sueco viene a refrendar los datos que se publicaron sobre la prevalencia del autismo en Dinamarca(2), y también con el estudio británico(3) publicado en octubre del 2013, que mostraba como la prevalencia del autismo entre los niños de 8 años de edad, se mantuvo relativamente estable de 2004 a 2010 en el Reino Unido. Por tanto volvemos a hablar de una prevalencia media de 1/150 a 1/175, cifras que obtienen un fuerte consenso a nivel internacional.

Bibliografía:

  1. Lundström S, Reichenberg A, Anckarsäter H, Lichtenstein P, Gillberg C. Autism phenotype versus registered diagnosis in Swedish children: prevalence trends over 10 years in general population samples. BMJ : British Medical Journal. 2015;350:h1961. doi:10.1136/bmj.h1961.
  2. Stefan N. Hansen, Diana E. Schendel, Erik T. Parner. Explaining the Increase in the Prevalence of Autism Spectrum Disorders. JAMA Pediatrics, 2014; DOI: 10.1001/jamapediatrics.2014.1893
  3. Taylor B. et al – Prevalence and incidence rates of autism in the UK: time trend from 2004–2010 in children aged 8 years -BMJ Open. 2013; 3(10): e003219

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.