Más de 30 entidades de personas con discapacidad intelectual se encierran en sus centros

Las entidades reclaman que la Generalitat les pague lo que les deben

Más de 30 entidades de personas con discapacidad intelectual se encierran desde mañana y hasta el próximo sábado 29 de septiembre en sus centros con el fin de reclamar la deuda que la Generalitat tiene contraída con ellas y que las está llevando a la quiebra.

Profesionales, voluntarios, familiares y personas con discapacidad vivirán y dormirán durante dos noches y tres días en sus centros como medida de protesta ante una situación “que ya es totalmente insostenible” y que se une a las caceroladas que se llevan celebrando esta semana frente a la Consellería de Bienestar Social. Acciones que finalizarán en una primera fase, el próximo 11 de octubre con una concentración y Asamblea Ciudadana en la Plaza de la Virgen en Valencia.

Sólo de la Consellería de Bienestar Social se debe a estas entidades más de 15 millones de euros, que se suman a la deuda de las Consellerías de Empleo, Educación y Sanidad, lo que ha llevado al colapso a muchas de ellas que no pueden pagar a proveedores, ni las nóminas de sus trabajadores desde hace meses, ni siquiera prestar los servicios que hasta el momento prestaban. Muchos padres han tenido que hacer frente a cubrir gastos para que los centros no cierren, pero la situación ya está atentando contra los derechos del colectivo y contra su dignidad.

La deuda que tiene contraída la Generalitat Valenciana con el sector, unido a los recortes del Gobierno y en la Ley de promoción de la Autonomía y Atención a las Personas en situación de Dependencia, está poniendo en peligro los derechos conseguidos durante más de 40 años de trabajo y esfuerzo para que las personas con discapacidad intelectual fueran ciudadanos de pleno derecho y no “ciudadanos de segunda”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.